Unas horas en Cinque Terre

March 24, 2013  •  2 Comments

 

UNAS HORAS EN CINQUE TERRE
 
Lunes 18 Marzo 2013:
 
Me desperté a las 5:20 am. Las ultimas horas las pasé mal como consecuencia del maraton. La pierna izquierda me dolia mucho y no encontraba la forma de apoyarla en la cama. Terminé durmiendo boca arriba. Cuando me levanté fue tambien doloroso. Fui al baño a darme un duchazo y me cost\ó trabajo salir de la ducha.
 
Comí un pan con miel, cerré todo mi equipaje y sali a las 6am del hotel. A esa hora no habia nadie por lo que dejé la llave en la recepcion. Caminé la cuadra larga desde el hotel hasta la estacion de Metro Garbatella. Estaba lloviendo, pero poquito. Hoy si tuve que usar mi ticket en el Metro pues ayer el transporte publico era gratis para los maratonistas.
 
Me cuesta mucho bajar las escaleras pero por suerte la escalera mecanica funcionaba y pude bajar con mi maleta, mochila y bolso.
Llegué a las 6:20 am a Termini, la estacion principal de trenes de Roma. Como mi tren salia las 6:57 am tuve tiempo de desayunar con un cappuccino y un sfogliatelle. Este ultimo estuvo muy dulce para mi. Despues solo me quedo esperar a que anuncien el "binario" o anden de mi tren. Fue al final el anden 22.
 
Busqué el vagon 2, asiento 16D, de Primera Clase, y aqui estoy escribiendo lo que pasó en los ultimos dias. El tren es un Frecciabianca (Flecha Blanca) y no se ve tan nuevo como el que me llevó a Firenze. El costo del ticket fue de 54 euros. Mi ticket de regreso en cambio fue solo 19 euros, pero no consegui esa tarifa para este dia.
Paramos por unos pocos minutos en Civitavechia. Luego el tren pararia en otras 4 ciudades. En Pisa Centrale se tardó casi media hora. No se que pasaria. Ya no llegaria a la hora esperada. Seguia lloviendo, sin parar.
 
Llegamos a la estacion La Spezia Centrale con un retardo de casi una hora. En vez de llegar a las 10:13 am, llegamos como a las 11 am. Caminé por unas escaleras subterraneas para llegar a la estacion. Necesitaba comprar mi ticket de tren para ir a Vernazza, uno de los pueblos de Cinque Terre. Alli es donde tenia mi reservacion.
 
Cinque Terre (Cinco Tierras) es una area compuesta de cinco pueblos, en la zona de Liguria, a 350 kms al norte de Roma. De norte a sur los pueblos son:
 
1. Monterosso al Mare
2. Vernazza
3. Corniglia
4. Manarola
5. Riomaggiore
Los 5 pueblos estan interconectados solo por una linea de tren o por senderos en la montaña, aunque la distancia entre los 5 pueblos es de solo 8.5 kms. Ademas, al norte de Monterosso esta el pueblo de Levanto, y al sur de Riomaggiore queda La Spezia. 
 
Yo llegaria de Roma a La Spezia. De alli tomaria un tren local a Vernazza para pasar la noche alli. Inicialmente iba a llegar el dia anterior, justo despues del maraton, pero con la amenaza de que podrian postergar el maraton por la eleccion del Papa, tuve que cancelar mi ticket de tren y hotel.
 
Por ahora solo pensaba en caminar el Lunes del pueblo 2 (Vernazza) al 1 (Monterosso), y el Martes lo haria del 2 (Vernazza) al 5 (Riomaggiore), pasando por 3 (Corniglia) y 4 (Manarola). De todas maneras sabia que uno propone y Dios dispone. La vida es impredecible. Solo nos queda aceptarlo y acomodarse a las circunstancias. Esta es una vista de Google Earth de los 5 pueblos.
En la ventanilla de informacion habian varias personas en cola y en las otras tres de venta de tickets tambien. Para no perder tiempo decidi comprar un ticket en una de las maquinas de la estacion. Seleccioné destino Vernazza y pagué 2.40 euros. Durante el proceso me salió un aviso de advertencia de que este tren saldria en 5 minutos y si estaba seguro de comprarlo. Dije que si, y salió mi ticket.
 
Salí a la carrera tratando de adivinar el binario (anden) donde tomarlo. En los monitores de TV no se veia Vernazza por ningun lado. Me parecio recordar del libro de Rick Steves que los trenes que iban hacia Cinque Terre los muestran como que van a Sestri Levante. Saqué el libro y lo confirmé.
 
En el monitor de TV se veia a un tren que iba a Sestri Levante, sin embargo la columna de la hora decia que salia a las 11:15. La columna "Rit" (que pensé que era Retorno) decia: Indefinito. En realidad signficaba "Retardo". La columna "Bin" (Binario, anden) estaba vacia. Así, sin saber adonde ir regrese a la oficina de la estacion a preguntar.
Despues de lo que me parecio una larga espera en la ventanilla de informacion me dijeron que no habria trenes para Vernazza, o los otros pueblos de Cinque Terre, pues el tunel de Corniglia estaba inundado y no podian pasar los trenes. Les dije que yo tenia reservacion de hotel en Vernazza para esa noche pero me contestaron que lo unico que podia hacer es esperar a que mejoren las cosas, quizas despues habria servicio. El siguiente tren, de acuerdo al programa, era el de la 1:17 pm, pero no se sabia si saldria.
 
En la misma situacion que yo habia una pareja de mujeres, cincuentonas, elegantes pero deportivas, que iban a Corniglia. Tambien habia una muchacha de unos 30 años, que iba a Vernazza, como yo. Otra pareja de americanos, el esbelto y moderno, ella gordita pero muy jovial, iban a Manarola.
 
Para no estar parado y ademas poder conectarme a Internet me meti a un negocio mezcla de McDonalds con una marca italiana. Por si acaso no habria comida mas tarde pedi una hamburguesa, que era lo mas simple. Me conecté a Internet pero no pude accesar nada. Daba errores con los servidores. Despues me meti a una tiendita de "Cinque Terre Point" que vendia mapas, souvenirs y la famosa tarjeta Cinque Terre Card, que permite acceso a los senderos de estos pueblos. Habia leido que el pase de un dia costaba 5 euros, y el de dos dias costaba 8. Cuando pregunté me dijeron que no podian vendermela porque los caminos estaban cerrados por el mal tiempo.
 
Mas tarde vi que un hombre que trabajaba para la estacion hablaba en Italiano con la pareja de mujeres. Mencionaba algo de bus y Levanto. Me acerqué y le dije que yo iba a Vernazza. Me contestó que iban a poner un bus para llevar a Levanto a las personas que iban a Cinque Terre. Por estar mas al norte, de Levanto podriamos tomar un tren al sur, hacia los pueblos de Cinque Terre. Desde alli si habia servicio de trenes pues estaban al otro lado de la inundacion.
 
Así, a la 1:30 pm, con las demas personas subimos a un bus grande que partió a los pocos minutos. Pensé que iriamos por caminitos de montaña pero resultó que dio una vuelta grande para tomar la autopista que iba a Genova. No hubo nada interesante que ver hasta el momento que dejamos la autopista y tomamos una carretera rural. Primero subimos por la montaña para empezar a bajar hacia Levanto. Por aqui se veian algunos pueblitos con casas de colores pastel. Esta vista es de cuando ibamos acercandonos a Levanto.
A las 2:40 pm llegamos a Levanto.
Seguia lloviendo. Nos dijeron que el proximo tren hacia los pueblos de Cinque Terre posiblemente saldria a las 3:17. Eran las 2:30pm. La muchacha joven que iba igual que yo a Vernazza, inmediatamente bajó las escaleras y se puso a esperar en el anden 3, donde nos dijeron que llegaria el tren. Yo le dije que faltaban 45 minutos. Al final todos nos quedamos esperando en la estacion.
 
Para matar el tiempo tomé algunas fotos de los pueblitos que se veian en la montaña.
Despues me meti al unico restaurant y pedi un cappuccino. La pareja de mujeres tambien estaba alli. Comian sandwiches y tomaban vino. Conversamos y me enteré que eran Canadienses, de Montreal. Era por esto que hablaban Frances cuando estaban solas. Una de ellas hablaba bastante Italiano. En el restraurante habia un aviso que me pareció gracioso y le tomé una foto.
Despues de tomar el cafe decidi ir al baño, que estaba al final de la estacion. Mientras tanto en los altoparlantes seguian mencionando en Italiano a trenes especiales, cancelados, etc. Cuando sali del baño eran las 3:00 pm. Pense que faltaban algunos minutos todavia, pero ya no ví a ninguno de mis compañeros de viaje.
 
En el anden 3 habia un tren que no habia estado antes. Por si acaso fui rapidamente para allá por el camino subterraneo pero cuando sali al anden ya el tren habia partido. Pregunté a alguien que estaba alli y me dijo que justamente ese era el tren a Cinque Terre. Lo habia perdido!. Habia salido antes de la hora programada por ser un tren especial.
 
Me senti decepcionado. Con todo el retraso que habia tenido antes y ahora lo empeoraba mas con mi descuido. Fui a la estacion y pregunté cuando saldria el proximo. Me dijeron que en menos de una hora. Me senté esta vez directo frente a la ventanilla del que vendia tickets y daba informacion para que me avise de cualquier posible cambio. Faltando unos 10 minutos me avisó el sr que debia ir al anden 3.
 
A las 3:50pm por fin tome mi tren que me llevaria a Vernazza. Antes de subir recordé que habia que validar el ticket. Esto se hace metiendolo en unas maquinitas verdes de la estacion. La maquina imprime la hora y fecha en el ticket. Con esto uno tiene hasta 75 minutos para volver a usarlo. Parecido a los tickets del Metro de Roma. Esto tuve que hacerlo todas las veces que tome el tren local de Cinque Terre. El libro de Rick decia que la multa por no validar el ticket era de hasta 100 euros.
 
Tuve la camara lista para tomar las fotos en el camino a Vernazza cuando me di con la sorpresa que el tren se metia dentro de un tunel. Resulta que todo el camino es asi. La linea ferroviaria que conecta a estos pueblos esta en su mayor parte dentro de tuneles. Solo sale afuera, por una corta seccion, en un par de pueblos. 
 
Cinco minutos despues de haber partido el tren paró en Monterosso. En menos de un minuto continuó. Llegamos a Vernazza a las 4pm. Alli uno sale dentro de un tunel.
Se camina y se llega a la seccion descubierta. Se sube por unas escaleras y se llega a la calle principal, o mejor dicho la unica, de Vernazza. Seguia lloviendo, aunque no muy fuerte.
 
El ultimo email de la muchacha de mi hotel, La Perla de Cinque Terre, decia que la llame si tenia algun problema y que el hotel estaba a la derecha de la oficina de correos. Al salir de la estacion se podia ir para abajo, al centro del pueblo, o para arriba, donde vi el letrero de "Pt", que creo significa Posta de correos.
 
Con mi maleta bajo la lluvia seguí hacia arriba buscando mi hotel. No se lo veia por ningun sitio. Los negocios estaban cerrados. No habia nadie en la calle. Finalmente aparecieron un par de hombres caminando y les pedi ayuda. Me pidieron que les muestre el papel de reservacion para ver la direccion. Como tipico Italiano, el que tomo mi mi papel, primero paso 5 minutos conversando con una mujer que pasaba en su carro. Pense que era para que me lleve a mi hotel pero no fue asi.
 
Finalmente ellos me indicaron un edificio de apartamentos en donde uno de los intercomunicadores tenia el nombre del hotel. Toqué pero nadie contestaba. Felizmente la puerta no tenia seguro por lo que pude entrar. No sabia en que piso estaba el hotel asi que marque el 5, abri la puerta del ascensor, miré y nada. Asi lo hice con los otros 4 pisos. En el tercero una puerta tenia el nombre del hotel pero estaba cerrada. Al final decepcionado llegué a planta baja.
 
Como no habia forma de obtener ayuda me decidi a llamar al numero que me dio la muchacha. No sabia cuanto costaria la llamada pero era una emergencia. Me contesto la muchacha, Alessandra. Me dijo que disculpe que no esté presente pero que las llaves de mi cuarto estaban en el buzon de correos nro 7. Que suba al tercer piso y abra la puerta con el nombre del hotel. Una vez dentro podria encontrar mi habitacion, la numero 6. Que ella regresaria al dia siguiente.
Segui sus instrucciones y funcionaron. Encontre las llaves, subi al 3er piso y encontre mi habitacion dentro de lo que parecia un apartamento muy grande. La habitacion era muy amplia y tenia su baño privado. La cama era grande.
 
Todo era como para una pareja. Esta vez estaba solo, pero espero en mi proximo viaje estar acompañado...
 
Saqué las camaras, paraguas, y sali. No queria desperdiciar el tiempo. Eran las 4:30pm. Por suerte ya habia dejado de llover. Fui abajo, en direccion al centro del pueblo que queda al lado del mar. Resultó ser exactamente como habia visto en las fotos, excepto que algunas casas necesitaban un retoque de pintura. Despues de tanto soñar con este lugar, haber leido, y visto tantas fotos, por fin habia llegado.
 
En la placita habian botes. Habia leido que cuando habia mal tiempo les permitian ponerlos alli. El mar estaba algo fuerte y se escuchaba el fragor de la olas. Felizmente no pasaban del rompeolas que está frente a la plaza. Me dirigi por esto al final de de el y tomé mis primeras fotos de Vernazza. Use el mini tripode y tambien me tome fotos. Al rato aparecio un joven americano que tambien me tomo un par de fotos mas.
 
Arriba en la montaña se veian los viñedos del cual preparan los vinos locales. Tambien se veian campos de olivas.
 
A lo lejos se veia Monterosso, que estaba prendiendo sus luces.
 
Como a las 5pm decidi buscar el sendero que iba hacia Monterrosso, el pueblo de mas al norte. Segun el libro de Rick Steves, solo a unos 10 minutos en este camino se podia apreciar Vernazza muy bien. A pesar de no tener el Cinque Terre card me atrevi a ir por alli. Se empieza subiendo unas escaleras por una callecita. Se ven algunos gatos en el pueblito. Unos signos indicaban que realmente estaba en el camino a Monterosso. De paso, este es el Sendero 2, que es el mas popular, y el que habia leido que estaba cerrado por delizamientos de tierra desde los aluviones del 2010.
 
Llegue a un punto donde decia "Pericolo" (Peligro), prohibido el acceso solo a las personas autorizadas. Me imaginé que por supuesto, se requeria la tarjeta. De todas maneras continué porque no habia nadie, aunque con miedo a que alguien se aparezca de repente.
Solo unos cien metros mas y la vista de Vernazza era exactamente como las habia visto en fotos. Además, empezó a salir el sol. Era un espectaculo maravilloso. Tome muchas fotos y videos.
Momentos mas tarde me encontre con una pareja que iba subiendo. Eran de mi edad. Entre los cosas que hablamos fue que ellos habian ido el dia anterior desde Vernazza hasta Corniglia, por el camino que se suponia estaba cerrado. Agregaron que el camino era bastante pasable. Les agradeci mucho por el dato.
Este dia habia planificado ir al norte, de Vernazza a Monterrosso, pero con la lluvia tampoco hubiese podido hacerlo. Por suerte logré llegar aqui cuando salió el sol y pude desde aqui tomar unas buenas fotos de Vernazza.
 
Me llamo la atencion un riel dentado donde habia un carrito con una especie de motor, un asiento y dos cestas de metal. Parecia ser una especie de funicular que usan para bajar las uvas de la plantacion. El riel va de forma curvada hacia arriba por la montaña. Al dia siguiente veria mas de estas instalaciones.
Cuando bajé, como a las 6pm, me encontre con la muchacha que tambien venia a Vernazza. Me contó que todos estuvieron preocupados cuando no me vieron abordar el tren en Levanto. Le dije que por suerte llegue solo una hora mas tarde. Le recomendé que tome el camino hacia Monterrosso para disfrutar de las vistas, y asi lo hizo.
Eran solo las 6:15pm por lo que me decidi ir al otro lado, al camino hacia Corniglia, que seria el que tomaria al dia siguiente. Era mejor familiarizarse si se podia. El camino empezaba como el anterior, por una callecita angosta.
Al principio del camino tambien vi un aviso de no pasar. Seguí igual, y tambien pude tomar fotos de ese lado. Era una vista muy diferente, pero igual de bella. 
Llamaba la atencion ver piedras en los techos de las casas. Aparentemente usan metodos diferentes a los de USA.
Regresé al pueblo pues ya estaba oscureciendo. Pasé por una Trattoria donde los precios no se veian muy altos en el menu publicado afuera. Habia leido que los restaurantes de la plaza eran los mas caros, mientras que los mas alejados eran mas convenientes por tener una mejor relacion calidad/precio.
 
Casi a las 7pm, en el rompeolas de frente a la plaza tomé fotos de Vernazza, con el tripode, de noche. Salieron bastante bien. Probé con varias velocidades de obturador. Esta es una muestra.
En el camino de regreso al hotel pasé por una tienda de Salumi e Formaggi (embutidos y quesos) y tambien frente a una Focacceria panaderia. Dicen que en esta zona se inventó la focaccia, que es un pan con aceite de oliva. Vi que en ambas vendian botellas de vino rosso, algunas hasta solo por 7 euros. Estaba un poco deshidratado de la caminata pero solo compré una croqueta de papa con queso relleno. Estuvo tan mala y fria que la boté a la basura. Fui al hotel a dejar la mochila para regresar a cenar.
 
Cuando sali del hotel, casi a las 8pm, me di con la sorpresa que ya todas las tiendas estaban cerradas. Los unicos abiertos eran alguno que otro restaurante. Me decidí por la trattoria Incadesi da Piva que quedaba en el camino a Corniglia. Deentro encontré a una pareja de turistas americanos con un muchachito, otra pareja joven, y finalmente un italiano en una mesa. El dueño, el sr Da Piva, era un viejito que caminaba con dificultad. Ademas de ellos estaba un joven que era el cocinero, ademas de mesonero.
Me trajeron la carta y pedi Pansotti al pesto, ademas de vino rojo de la casa. Me trajeron pan en rodajas ademas del vino. Tenia tanto hambre que me comi dos rodajas de pan y me terminé la copa de vino en unos minutos.
 
Mas tarde me trajeron el plato de pasta al pesto. Yo no sabia que era Pansotti y resultó que eran como raviolis de queso pero en forma de empanaditas. Le agregué un poco de parmesano y cuando lo probé: estaba riquisimo!. Pedí por supuesto otra copa de vino rosso, que tambien estaba bueno.
El dueño se acerco un momento a conversar, tal como lo habia hecho con los otros comensales. Me contó que habia estado en el Callao, el puerto mas importante de Peru. Me dijo ademas que las quenas que se veian en la pared las habia traido de Peru!.
 
Como postre pedi una torta de galletas de Canestrelli con Sciacchetra. Este ultimo es un licor dulce, muy rico, fuerte, de la zona, y que me lo trajeron en una copa. Se supone que uno puede remojar los trozos de torta en la copa. Este licor es mas caro que un vino normal porque requiere de mayor cantidad de uvas para hacerlo. Tenia un sabor especial.
 
La cuenta fué solo 23 euros. El viejito preferia que pague en cash, a pesar que mostraba el signo de Visa afuera, y asi lo hice.
 
Con la barriguita llena sali de regreso a mi hotel. Creo que yo era el unico huesped. En una tabla se veian llaves de unas 20 habitaciones. Dicen que en el verano esta zona rebosa de turistas. Por suerte era finales de invierno.
 
Como al dia siguiente debia esperar a las 8 am para comprar mi tarjeta que me permita caminar por los senderos, por lo que decidi levantarme solo a las 6:30 am. Esto me daria tiempo de desayunar.
 
Sin problemas, cansado y contento, me quedé dormido como a las 11pm. Antes de eso habia hablado por telefono, puse una foto de Vernazza en FB, y pude ver algunas de las felicitaciones sobre mi maraton. Vi una foto muy bonita de mis ocurrentes hermanas brindando conmigo en un TV gigante. Lindo!
 
 
Martes 19:
 
A las 7am sali del hotel, preparado con mi mochila del maraton, el tripode, y las camaras. Caminé hasta la bahia primero. En la plaza se veian desechos como que habia habido mucho viento la noche anterior. El mar estaba muy bravo ahora. Las olas saltaban sobre el rompeolas con fuerza. Dicen que en una situacion similar una americana fue arrastrada al mar y murió. Y pensar que ayer estuve alli tomando fotos, al final del rompeolas, que ahora se cubria de agua.
 
Como era temprano subi un ratito al camino hacia Monterosso para tomar fotos. Ahora con pleno sol Vernazza se veia muy bien. Tambien filmé el mar bravo. Aqui un video.
 
Y aqui una panoramica:
Despues de bajar, en la Focacceria compre un cornetto (croissant) que no estuvo tan bueno porque estaba relleno de mermelada. Pregunté donde vendian cafe y me dijeron que en el bar de al lado, el Blue Marlin.
Fui para alla y una mujer linda me vendio un cappuccino y un croissant. Ambos estaban deliciosos. El cappuccino era perfecto y el croissant crocantito. A tal extremo que repeti otra vez. Costaba 3 euros esa combinacion.
 
Pregunté alli sobre donde comprar la tarjeta de caminante y me dijeron que ya no la vendian porque los caminos estaban bloqueados en muchos sitios. Bien alimentado, y con ese tremendo dato sali directo hacia el camino a Corniglia.
 
Si lo hubiera sabido antes quizas habria salido mas temprano. Con la emocion me olvidé el saino, la mochila, y la mujer salio a avisarme. Pensar que saino le llaman al burro en Otuzco.
 
Afuera ya habian empezado a llegar los vendedores pues el Martes es dia de mercado en Vernazza.
 
A las 8:15 am ya estaba en la parte alta de Vernazza, en camino a Corniglia. El sol estaba saliendo y desde lo alto se veia a Vernazza muy bonita. Como tenia mi tripode normal, pude tomarme tambien algunas fotos desde ese lugar.
Vi a un italiano que bajaba con un carrito motorizado, como un tractorcito miniatura y le tome una foto.
 
Despues el camino continuaba facil, subia y bajaba, pero nada de dificultad verdadera. Vi un par de cascadas pequeñas. En una le habian puesto una tabla levantada para que uno pueda pasar sin mojarse.
 
En algunas partes un letrero indica que se esta en el Sentiero No. 2, e incluso el punto, para pedir auxilio si fuera necesario.
En unos tres lugares el camino estaba medio derumbado y habia materiales de construccion cerca, lo que indicaban que pensaban reconstruirlas. En otros lugares habian montones de piedras dentro de una malla metalica. Quizas sirven para bloquear los deslizamientos de tierra.
Se veian tambien arboles de olivas con unas redes naranjas amarradas en los troncos. Estaban enrolladas pues posiblemente no era epoca de cosechar. 
Tambien se encontraban secciones de viñedos, aunque por ser invierno los arboles no tenian uvas. Por muchos lugares han construido paredes o terrazas para poder sembrar en la mayor parte de los cerros. De vez en cuando se ve la linea metalica con dientes por donde pueden descargar la cosecha. Me hubiera gustado verlas en funcionamiento.
 
Despues de unos 20 minutos, de vez en cuando se veia a Corniglia, encima de una colina frente al mar.
 
En lo alto de la montaña tambien se veia a otro pueblito. 
Lo unico malo es que la luz venia del lado incorrecto. De todas maneras paré de vez en cuando para tomar fotos. El camino sube continuamente desde Vernazza que esta a la orilla del mar, hasta el punto mas alto a 215 metros de altura, adonde llegué a las 9:15 am. 
 
De aqui el camino baja suavemente hasta Corniglia, que esta a 80 metros de altura, en el tope de una colina.
 
Para el futuro: si se va a caminar en la mañana, se deberia partir de Riomaggiore hacia el norte, hacia Manarola, Corniglia, Vernazza, Monterosso, para aprovechar mejor la luz.
 
Si en cambio se va a caminar en la tarde, se deberia caminar en sentido opuesto. De esta manera se podra tomar fotos con la iluminacion correcta. Claro que cuando es mediodia no importa mucho la direccion.
 
Pasé un aviso que indicaba el camino para ir la playa Guvano. Creo que decia que tomaba media hora. Segun el libro, es una playa nudista. Si hubiera tenido tiempo me hubiese desviado, aunque por estar el mar tan bravo hoy, quizas no valia la pena.
 
Una vista de Corniglia, desde lejos.
Despues pasé un par de casas de color pastel, aunque solo por el borde. El camino seguia bajando. Un rato mas tarde mas me di cuenta que las dos casas que habia pasado eran parte del pueblito de las alturas. Al regreso averigué que se llama Prevo.
Segui el camino, sin encontrar a nadie, hasta que finalmente a las 9:50am llegue a la entrada a Corniglia. Donde termina el sendero habia una cinta roja blanca para indicar que el camino esta cerrado. Pasé por encima. De paso, el Sentiero Azzurro (Sendero Azul), que es el mas popular y que une a los 5 pueblos, esta demarcado con pintura de color azul. Hay otros senderos mas largos, marcados con otros colores.
 
Lo primero que se encuentra es una iglesia, la Chiesa di San Pietro, y luego a pocos metros mas abajo habia un estacionamiento. Solo hasta alli llegan los carros. Aproveché de llamar por telefono a Alessandra, la muchacha del hotel, para avisarle que recogeria mis cosas como a las 3 pm. Dijo que estaba bien.
La escena era como de un pueblito normal. Italianos conversando por la calle. Nada de turistas. Ropa colgada en los balcones. Camine un poco mas abajo por callecitas angostas, hasta una placita con una iglesia y una estatua, dedicada a los caidos en la guerra.
De alli solo se veian callecitas mas angostas que no parecian ir a ningun lugar especial. Decidi regresar.
 
En el camino de regreso compre en una tiendita, Alimentari (bodega, abasto), una agua frizzante, con gas, por 0.80 euros. A pesar que tenia Gatorade en la mochila, necesitaba agua de verdad.
 
Regresé hasta la iglesia que vi al principio pues por alli habia visto un letrero que decia a Manarola, el siguiente pueblo. Este camino se volvió mas ancho y al final se convirtió en una serie interminable de escalinatas, de ladrillos rojos. Creo que tiene mas de 20 cambios de sentido y mas de 400 escalones, para bajar los 100 metros del pueblo hasta el mar. La estacion de tren de Corniglia, o Cornelia, en honor a la que le pusieron el nombre, esta al nivel del mar.
 
Al llegar abajo se camina por un sendero paralelo a la linea del tren. La estacion del tren está a unos 150 metros, al final. Una vez alli busqué el sendero a Manarola. Me costó pero lo descubrí. Estaba bloqueado por una reja flexible cubierta de cintas naranjas. Ademas tenia letreros de "Ciuso", cerrado, "Pericoloso", peligroso. 
 
No sabia como pasar al otro lado. Empujé un poco la reja y me di cuenta que era flexible y solo estaba apoyada contra la roca. Empujando un poco para doblarla pude retirarla de un extremo y pude pasar al otro lado. Eran las 10:30 de la mañana.
Caminé por este camino solitario pasando lo que parecian negocios abandonados a los lados. Sin hacer mucho ruido segui caminando para evitar que me descubran en este camino que se supone estaba cerrado para los turistas. Cuando creia que ya habia logrado pasar lo peor, aparecio un hombre caminando en sentido contrario, hacia mi, con una bolsa.
 
No parecia un guardian, si no mas bien alguien que venia del pueblo de Manarola. Me dijo que estaba "Ciuso!", y que regrese. Me hice el tonto, le dije que estaba bien y caminé detras de el, de regreso. Me hacia el lento disimulando que tomaba fotos. Al llegar a la reja pensé que la moveria, pasaria y se iria. No fué asi. Me esperó y me dijo "Alora!", ahora, que me apure. No me quedó mas remedio que hacerle caso y pasar al otro lado de la reja.
 
Caminé un rato por la zona con la idea de regresar. Esta parte estaba al lado del mar y tenia un muro de proteccion. Pude tomar algunas fotos a pesar que las olas creaban una llovizna en este lado.
Al final decidí no arriesgarme y en su lugar tomar el tren al sur, hacia Manarola. Ya en la estacion del tren lo pensé mejor y decidi ir directo hasta Riomaggiore. Asi podria aprovechar mejor la luz favorable viniendo desde ese lado. Compre mi ticket por 1.80 euros. Por suerte el tren salia en menos de 30 minutos. Tome algunas fotos mientras esperaba usando el tripode.
 
El viaje duro menos de 10 minutos. Llegue a la estacion de Riomaggiore, que tambien esta dentro de un tunel, a las 11:25 am. La verdad que asombra como pudieron construir toda esta linea ferroviaria bajo la montaña, hace tantos años. Al caminar dentro del tunel hay unas mosaicos de diferentes escenas. Se sale directo en el centro del pueblo. No sabia adonde ir primero. Al final me decidi ir hacia el lado del mar.
Alli tambien hay una mini bahia con los lo botes puestos en la placita, por el mal tiempo, al igual que en Vernazza. Tambien se veian algunos kayaks, que sabia que los alquilan en verano.
 
A la derecha de la bahia no se podia ir pero si a la izquierda. El camino se elevaba y despues bajaba hacia el mar. Debido a que el mar estaba muy bravo, la reja para bajar estaba cerrada. Sin embargo en el extremo mas alejado si se podia tomar fotos. Asi lo hice, incluso pude apoyar el tripode y tomarme a mi. Mas tarde llego un japones y entre ambos nos tomamos fotos. Casi siempre la gente se sorprende cuando me ven usar el control remoto para tomar las fotos. Muchos me hacen la señal de que esta muy bien.
De alli continué por el pueblo camino arriba. Se ven las escenas tipicas de un pueblito. Ropa colgada fuera de las ventanas.
Todo impecablemente limpio. Se escucha hablar en italiano pero se ven muchos mas turistas que en Corniglia. Hay tiendas que ofrecen venta de souvenirs, pesto, sciacchetra, vinos, aceite de oliva, etc.
Dicen que antes el rio que atravesaba el pueblo tenia puentes y parecia una mini Venecia. Una vez que cubrieron el rio desaparecio el parecido.
 
Caminé hacia arriba, por la calle principal, hasta llegar a una iglesia. Me meti para darle un vistazo.
Despues en un mapa de Riomaggiore en una pared vi un camino que decia Sentiero Panoramico y para alla fui. Logre ubicarme por unas escaleras que logré encontrar en el camino. Realmente no hubo nada que valga la pena, sin embargo desde lo alto pude apreciar a lo lejos al que es llamado el "Camino del Amor". Es el camino que conecta Riomaggiore con Manarola. Dicen que antes solo se casaban entre la gente del mismo pueblo. Cuando construyeron este camino, jovenes de un pueblo se encontraban con los del otro en este camino. Asi fue como nacio el nombre del Camino del Amor. Aqui se ve el principio.
La entrada al camino tenia una reja de metal a la entrada y se notaba que no se podia pasar. Unos turistas estaban examinandola y al final se retiraron. 
 
Desde aqui no se apreciaba la bahia como yo esperaba. Por esto me decidi regresar a la estacion del tren para ir a Manarola. Bajé rapido por una calle ancha y llegué directo a la estacion. Eran las 12:15 pm. Por suerte el tren llego casi alli mismo. Asi me embarque a Manarola, que significa Rueda Grande, evocando a un molino de agua de los que se usaba antes para mover maquinarias.
 
Llegue a Manarola a las 12:30 pm. Es un pueblito similar, pero con mucho menos gente que Riomaggiore. Recorri gran parte del pueblo buscando el punto de donde tomar fotos como las que habia visto. Este es un pueblo muy pintoresco.
Nuevamente me encaminé hacia las alturas. Encontré un camino de donde bajaban muchos turistas que parecian alemanes. Pregunté si era el camino a Corniglia y me contestaron con monosilabos que no entendi.
 
Segui por este camino con barandas y conoci a una pareja de americanos cincuentones. Ella muy en forma y el hombre un poco gordo. A ambos les gusta mucho caminar. Son de Seattle. Recientemente habian subido al monte Etna. Tambien ellos buscaban el camino a Corniglia y por esto seguimos juntos por un buen tramo.
 
De repente vi un desvio de un caminito a la derecha que decia sendero panoramico. Me metí por alli, por lo menos para ver adonde llevaba. Los americanos siguieron por el camino grande.
 
Unos 30 metros mas arriba habia una serie de figuras grandes de Angeles, santos, etc, con luces. Alli habia una pareja joven, sentados, contemplando el paisaje. Ella parecia estar embarazada. Hacian una escena bonita. Les pregunté si querian que les tome una foto pero me dijeron que no era necesario. Seguí mas arriba tratando de buscar mejores vistas del pueblo pero el camino parecia seguir interminablemente hacia arriba. De todas maneras ya de aqui el pueblo de Manarola se veia muy bien. Aqui tome una panoramica.
Se veian muchos viñedos y al final me decidi a continuar. Se veian tambien rocas pintadas con una linea azul y blanca, que era el simbolo de los senderos oficiales. Cuando estaba tomando fotos con el tripode aparecieron otra vez la pareja de americanos. Me dijeron que parecia que yo habia encontrado el camino adecuado. Con su mapa la sra parecia confirmarlo. Ellos siguieron adelante mientras yo terminaba mis fotos. 
Mas tarde los encontré otra vez. El camino aqui se volvia muy angosto y se veian precipicios. La señora no estaba muy segura de continuar y estaba discutiendo esto con el esposo. Los pasé y seguí subiendo. Despues el camino se volvia mas amplio y seguian los signos azul y blanco. Decia 6, hacia 6d, en algunos lugares. Eso era mas o menos lo que decia el mapa de la sra.
Ahora recien puedo resumir que se debia seguir el camino 6 para salir de Manarola e ir a Volastra, luego el 6d, que iba paralelo al mar, y finalmente el 7a que llevaba a Corniglia.
Segui asi hacia arriba, atravesando viñedos por doquier. En la parte mas alta se veia un pueblito. Algunos avisos en la roca indicaban que ese era el camino a Corniglia y Volastra. Resulto que primero se llega a Volastra, el pueblito arriba de todo, a 350 metros de altura, y de alli se continua a Corniglia.
De vez en cuando me quedaba con la boca abierta de lo bellos que se veian los pueblitos alla abajo. Paraba con frecuencia a tomar fotos y muchas veces usando el tripode. Fue muy util el haberlo llevado. Sin el no hubiera podido tomarme fotos o usarlo para que no salgan movidas en las tomas de maximo zoom.
Solo encontre dos parejas jovenes en el camino. En una parte se logra ver la carretera, que sale de un tunel. Despues no se la vuelve a ver mas.
Al final llegue a Volastra. Eran la 1:35 pm. Me habia tomado como una hora subir hasta aqui desde Manarola. Aqui encontre una placita con muchos alemanes y sus palos de caminar. Estaban tomando su refrigerio, esparcidos. Yo iba tomando de mi botella de Gatorade que me habian dado al terminar el maraton.
 
Me costó un poco encontrar el camino 6d pero lo encontre. En un letrero que habia visto al principio del camino decia que desde alli a Corniglia era 1h y 30 minutos. Como a esa hora eran la 1:15 pm, calcule que llegaria a las 2:45 pm, o quizas antes si me apuraba. 
El camino 6d es horizontal en su mayor parte. Se mantiene a la altura de 350 metros y por esto se puede ver abajo tanto a Manarola como a Corniglia, desde diferentes angulos, al ir avanzando. Toda esta parte es por el medio de campos de uvas. Por ser la epoca de invierno solo estan los troncos y ramas. El camino esta en muy buen estado, lleno de campos de uvas.
Segun el mapa el camino va casi paralelo a una carretera que no se la vé.
 
Pasé a varias parejas en el camino. Jovenes y viejos. Tambien a una señora con su hija adolescente aburrida. Como a las 2:20 pm llegue a una casa solitaria. Un letrero indicaba que su jardin era privado y por donde continuaba el camino. 
El camino se empezó a volver demasiado largo para mi gusto. Despues leeria que este tramo entre Manarola y Corniglia es de 10 kms. Felizmente despues del larguisimo tramo horizontal el camino empezo a descender. Fue una bajada interminable. Casi antes de llegar hice una ultima parada para tomar fotos de Manarola, que se veia abajo, al final del camino. Eran las 2:50pm en ese momento.
Despues pasé unas casa con arboles de limones, de los cuales hacen una bebida como el limoncello. Llegue finalmente a Corniglia, justo en el lugar donde empieza el descenso a la estacion del tren por los escalones los escalones interminables. Por esto no tuve que atravesar el pueblo.
Al llegar a la estacion inmediatamente compre mi ticket a Vernazza. A las 3:25 pm ya estuve esperando a mi tren.
Llegó el tren despues de unos pocos minutos. Realmente habia tenido suerte de llegar justo en los momentos adecuados a tomar el tren. Usualmente el que para en cada pueblo pasa cada hora.
 
Llegué a Vernazza a las 3:40 pm. Me quedarian solo unos 40 minutos para ir al hotel, recoger mis cosas y tomar el tren a La Spezia. 
 
Apenas bajé de la estacion me dirigi a la tienda de venta de vinos y compre una botella de vino rosso, Scogio, de la zona de alli, por 3.5 euros. Pensaba tomarla mientras empacaba mis cosas. Hubiera querido acompañarlo comiendo algo pero no vi nada al paso. 
Antes de entrar al hotel vi que el restaurante de los sicilianos, Pirata de Cinque Terre, estaba abierto. Debido a la hora solo me ofrecieron cosas dulces o sandwiches. Decidi saltarme esta oportunidad porque no sabia cuanto se podrian tardar y mi tiempo era limitado.
 
Cuando entré al hotel, me sorprendio encontrar a Alessandra. Era jovencita y muy linda. Me pidió mi pasaporte para llenar sus formularios. Se lo di y le dije que terminaria de empacar mis cosas.
 
Tuve que reorganizar mis cosas y apenas tuve tiempo de hacer pipí mientras Alessandra traia su aparatito para pasar mi tarjeta de credito. Tomé un vasito plastico del baño, del cuarto que ya estaba listo para ser ocupado por algun nuevo huesped.
 
Sali solo unos 15 minutos despues de haber llegado. Me despedi de Alessandra y le dije que me gustó el cuarto y que lo recomendaria. Me pregunto el nombre de mi pareja pues el cuarto era para dos. Ella pensaba que habia ido acompañado. Le dije que fui solo pero que en la proxima si estaria acompañado.
 
De alli baje hacia la estacion del tren, compre mi ticket a La Spezia, y me toco esperar solo unos 15 minutos pues el tren saldria a las 4:22pm.
 
Me dirigi a la banca mas alejada y me serví mi vino. Recordé que tenia bolsitas de mani y nueces. Ese seria mi almuerzo del dia. El vino estuvo delicioso y me fue haciendo efecto. El agua y el gatorade se habian terminado hacia mucho rato y estaba deshidratado. Tenia tanta sed que me acabé el vino antes de que llegue el tren. Varios turistas estaban esperando y algunos se dieron cuenta que tomaba mi vino.
 
Llegué a La Spezia Centrale casi a las 5 pm. Mi tren a Roma saldria a las 6:10. Para esperar fui al McDonalds pues no habia otra opcion y pedi un macchiato. Despues pedi solo unas papitas fritas con mayonesa. Me cobraron 20 centavos por la mayonesa.
Faltando 15 minutos fui a mi anden correspondiente y espere mi tren. Para distraerme tomé fotos de un tren muy colorido.
Llego el Frecciabianca a tiempo y subi al vagon 8 que me correspondia. Lei en el camino que el Frecciarossa es el tren mas rapido. Va a 250 kph pero en el 2014 llegara a 400 kph. Es de un diseñador italiano.
 
Tambien aprendi que el tren Frecciargento es un poco mas lento, mientras que el Frecciabianca es el mas lento de todos, sin embargo llega a 200 kph. Todos ellos mas rapidos que los de Estados Unidos!.
 
Mientras viajaba cargué las fotos en la computadora y fuí escribiendo lo que habia pasado. Llegué a Roma a las 10pm. Al dia siguiente volaria de regreso a USA.
 
Colorin colorado, la aventura de Cinque Terre ha terminado.

Comments

Momo(non-registered)
Hola, Angel.

Acabado de leer tu odisea del día 18 para llegar a Cinque Terre. Me ha gustado mucho el relato, que es muy vívido y las fotos que son magníficas.
Veo que no solo tienes buen fondo a la hora de correr, sino que también tienes buena memoria y mano con los relatos.
Además, se nota que disfrutaste tu estancia incluso en los momentos un poco decepcionantes.
En fin, me alegra mucho que nos hayas brindado la oportunidad de visistar Cinque Terre contigo. Luego seguiré con el resto de tu viaje y si conviene con algún otro comentario

Un abrazo
Elizabeth Corbera(non-registered)
Querido hermano
Bellísimo el relato, está tan bien hecho que mentalmente te acompañamos en tu recorrido. Ni que decir de las fotos, muy bellas, tal vez me gustaría saber con qué cámara fueron tomadas, todas son muy buenas.
Las vistas de los pueblitos son impresionantes, como si se tratara de un cuento de Disney, como si fuera un mundo aparte, que si no veríamos las fotos, no cabe en nuestra imaginación.
Me hizo sonreír tu siempre osadía, de meterte por los caminos prohibidos, yo me habría detenido ante el primer cartel de prohibido, pero tú y solo te metiste por ellos, pero valió la pena porque todo lo que encontraste es hermoso.
El mar tan cerca de las edificaciones es increíble, acá el mar se está llevando muchos pueblitos de la orilla, allá las olas revientan tan poderosas pero no pasa nada.
Mano, te felicito por este paseo y tu minucioso relato, nos has llevado de la mano a disfrutar un poco de lo que has visto.
No comments posted.
Loading...

Keywords
Archive
January February March (1) April (1) May June July August September October November December
January February March April May June July August September October November December
January February March April May June July August September October November December
January February March April May June July August September October November December
January February March April May June July August September October November December